Liz Ryan es una innovadora, aparte de ser una reconocida profesional de los recursos humanos, y también cantante de ópera, promueve la reinvención del trabajo con foco en las personas y sus habilidades para mejorar su calidad de vida y profesión. Mucho se pierde del conocimiento de Liz al no tener contenido de sus artículos en español, por ende, hago de intermediario para interpretar, filosofar y promover su conocimiento y sabiduria.

Liz asegura que un porcentaje muy pequeño de candidatos a puestos de trabajo se destacan sobre el resto, y esto no tiene que ver con sus antecedentes, experiencia o conexiones, existe algo más, y ésto es lo que seduce a los entrevistadores y empresas.

Aquí un listado de buenas prácticas para tener en cuenta en una entrevista laboral o para aplicar en la vida misma:

1. Los candidatos sobresalientes investigan cuidadosamente a cada potencial empleador antes de su entrevista. Pueden pasar dos o tres horas juntando información e invierten tiempo analizándola.

2. Estas personas generan un listado de preguntas significativas que se desprenden de su investigación, en relación con su experiencia, conocimiento del negocio, etc. Esta información da una ventaja inclusive sobre el propio entrevistador.

“conócete a ti mismo y conoce a tu enemigo”. Sun Tzu, El Arte de la Guerra.

3. Ponerse mentalmente dentro del potencial trabajo y también comprender las perspectivas del superior que uno debería reportar. Esto brinda la capacidad de anticipar problemas y tener una perspectiva actual del potencial jefe, por ende mejora nuestra capacidad de adelantarnos a los problemas e imaginar soluciones, una gran oportunidad para destacarse.

4. Prepararse meticulosamente en la comunicación antes y después de la entrevista. Responder durante el mismo día laboral los mensajes de los reclutadores, respetar protocolos de cortesía y buenas costumbres. ¡Y evitar errores de ortografía!

5. Siempre recordar lo conversado en una primera entrevista e integrarlo a medida que la misma se llevan a cabo subsiguientes entrevistas.

6. No a la improvisación, las respuestas en una entrevista deben ser elaboradas y no sacarlas debajo de la manga. Ejemplo: “¿Qué le interesa del rol a ocupar?”, Una respuesta inadecuada sería: “Es un trabajo de gerente de administración, pues siempre fui un gerente de administración, sé hacerlo”. Por ende, hay que profundizar, una posible respuesta sería: “Luego de investigar su empresa, noté que en Linkedin había tres personas dentro de mi red que fueron gerentes de administración y fueron ascendidos a diferentes posiciones. Me gusta la administración, pero también me agrada la idea de algo nuevo y desafiante, el hecho de que su compañía lo promueva me parece interesante”.

7. Los candidatos sobresalientes saben que traen talento al mercado, no asisten a una entrevista de trabajo como si fuera un examen oral o una oportunidad para rogar por un trabajo. No tienen miedo de compartir opiniones, son transparentes y no aparentan.

“La mente lo es todo. Lo que pienses, en eso te conviertes”. Buda.

8. Hacer un Follow up o seguimiento de la entrevista es una acción inteligente. Una nota de agradecimiento ayuda a posicionarse con el entrevistador, esto puede determinar obtener o no el trabajo.

9. Conocer y estar dispuesto a conversar sobre los detalles de la oferta de trabajo es fundamental, saber cuánto debería ganar uno, vacaciones y condiciones generales son fundamentales para negociar. Reconocer el valor de nuestro trabajo y no tener miedo, habla muy bien de nosotros.

10. Por último, los candidatos sobresalientes están dispuestos a descartar una entrevista si se sienten maltratados, no se sienten mal consigo mismos si no obtienen el trabajo, esto no les quita el sueño.

 

Fuente: Ten Things Oustanding Job Candidates Do Differently. Por Liz Ryan

Imagen de portada: Designed by snowing / Freepik